Para qué sirve la Selfiología

Calle 13 dice que «hacen falta los idiotas para que exista la comedia», y no les falta razón. El problema, o la buena noticia, es que todos somos idiotas para alguien y, por tanto, todos somos susceptibles de ser el punto de mira a la hora de hacer comedia. O, dicho de otra manera, todo el mundo tiene la posibilidad de sentirse ofendido escuchando, leyendo o viendo una pieza de humor.

La «selfiología» bien podría ser la ciencia que explica una forma positiva de entender el arte de los cómicos desde un prisma concreto, pero no, no nos apellidamos Punset y no hemos tenido la capacidad de convertir la felicidad en una ciencia exacta. Quizá tenga que ver con las propiedades nutritivas que hemos perdido por no merendar pan de molde.

La «selfiología» es el término que hemos decidido adoptar para resolver nuestra inquietud radiofónica. Es una excusa para escudarnos, porque las ondas hertzianas son muy cobardes si las comparas con un escenario, detrás de la pretenciosa etiqueta que viene a decir que «hacemos comedia en las ondas». Esto sí que supone un riesgo porque, cuando anuncias algo, estás obligado a dar ese algo. Si no, y más teniendo en cuenta que no emitimos desde un gran medio de comunicación de masas, corres el riesgo de que el oyente no llegue a escucharte más allá del «buenas tardes y bienvenidos a Selfie Radio Show», con el que abrimos el programa.

Pero no sólo eso; la «selfiología» es, también, una historia real que cuenta cómo hay gente que te habla de Gila valiéndose de aquello de «no hace falta utilizar la política para hacer humor», y ni siquiera se despeina. Ya dice Calle 13 que «un idiota es el que cree que todos son idiotas menos él». Ahí tienen la razón absoluta, sin paliativos.

En definitiva, este libro es un documento que no pretende ofender a nadie. Bueno, a algunas y a algunos sí. Por eso en el subtítulo reza: «Un libro para ofenderlos a todos», para ver si se nos quita la tontería y aprendemos a diferenciar contextos a la hora de escuchar a alguien hablar. Si crees que una afirmación se puede interpretar igual en un foro de comedia o artístico que en uno académico, quizá tengas un problema… Y, sí: quizá te sientas ofendido al leer lo que vas a encontrar en esta recopilación.

¡Cooomenzamos!

Antonio Expósito